JUCA SPORT

JUCA SPORT
  • La pagina web Juca Sport esta cambiando su modelo de información, espero en lo sucesivo rendir un sentido homenaje  a todos nuestros jugadores que han demostrado su talento, caballerosidad, su don de gentes y sentido de pertenencia con sus directores técnicos, dirigentes, equipos, con sus compañeros, patrocinadores y con organizadores de los diferentes torneos en los cuales han participado.
  • La idea es hacerlo en vida y poder sacar a la luz pública todo lo que ha dado por  este maravilloso deporte como es el fútbol, y para ello que mejor hacerlo mientras nos este acompañando y pueda disfrutar él, toda su familia y amigos de las diferentes anécdotas vividas en sus años juveniles. 
  • Para ello espero contar con la valiosa colaboración de los jugadores, dirigentes y todas aquellas personas relacionadas con el deporte. 
  • Hay que desempolvar el baúl de los recuerdos y sacar de allí todas aquellas fotografías que han hecho historia en los diferentes torneos y que todos nosotros estamos ansiosos por conocer.
  • El futbol no es solo correr detras de un balon, sino compartir con los compañeros, darles participacion , aprender los valores, saberlos aplicar y cumplirlos en la cancha, hay que utilizar el deporte para darles herramientas y habilidades para la vida. El futbol de paz es un aliado para fortalecer en los participantes valores y habilidades para la vida como el respeto, la solidaridad, el control de emociones, la comunicacion asertiva y la resiliencia, entre otros.
De igual manera brindar informacion de los diferentes torneos que se disputen en la ciudad, obviamente contando con el apoyo de los organizadores de los torneos. La idea es mantener informado a todos los aficionados de la programacion, estadisticas y demas pormenores del torneo a realizar. Complementaremos con fotografias de los equipos, dirigentes y aficionados.
Quien tenga fotografias de equipos, jugadores y temas relacionados con el futbol aficionado y desee publicarlas las puede enviar  al correo  jucapapi@gmail.com crearemos una nueva pagina para ello.
Hasta pronto.
                                     
                               JUCA



56112

MIS AMIGOS,TUS AMIGOS.......VER  PAGINA........








WILLIAM TAMAYO SERNA
Oda por el futbol
 Un Artista Vi por primera vez sus fantásticas fintas en el estadio Fernando Londoño de Manizales en el año 1972, cuando acompañaba a Periko -mi primo- a uno de sus partidos con el glorioso equipo de Telecom. Ese jugador de talla mediana con un amague y una imprevisible disposición de su cuerpo hacía que sus contrarios fueran a buscar el balón a todas partes, menos adonde estaba, entre sus pies o bajo su total dominio. Esas maniobras u otras de mayor esplendor futbolístico se las vi también en la cancha del Batallón, en el Campín del Barrio Colombia, en Carrenales -hoy la Universidad Nacional-, en la cancha Auxiliar.
 Su presencia en los partidos marcaba diferencia favorable para su equipo y convertía al fútbol en un espectáculo poético porque ese portento de jugador tenía la virtud de interpretar una sinfonía en la cancha: su cerebro, su cuerpo, sus pies, sus manos, sus ojos, sus gestos, se acompasaban armónicamente en una composición perfecta con sus compañeros, con los contrarios, con el público y desde luego con el balón. Surgió entonces en mis sentimientos la figura del ídolo, desde esos momentos William Tamayo Serna delineó lo que yo quería en el fútbol, lo que debería ser el fútbol: arte puro.
 Los dos años siguientes, 1973 y 1974, fueron la ratificación de su genio futbolístico y no debía ser diferente, era apenas natural que tuviese la oportunidad de permitirle a un público más amplio confirmar que el fútbol es poesía, es sinfonía, es una obra literaria, tal como Tamayo lo hacía cada vez que jugaba. En 1974 se jugó el campeonato nacional de mayores en Manizales y en esas jornadas pudimos ver grandes jugadores que posteriormente militaron en equipos profesionales, pero ninguno como él, con su genialidad, su estilo único e irrepetible. William no estuvo en ese torneo, estaba probando suerte en la gran liga y no se le dio la continuidad necesaria para que Colombia pudiera haber visto uno de los más grandes futbolistas de su historia. Yo ya tenía referentes como Dante Lugo, Mirabelli, Palito Correa, Jairo Arboleda, pero William Tamayo era superlativamente mejor, quizá su debilidad del momento era su nacionalidad y ser manizaleño. 

Eventualmente la vida nos premia cuando persistimos en nuestros sueños y en 1974 integré la nómina de un juvenil equipo llamado Fertaho que enfrentó al colosal Telecom con grandes figuras, siendo el más destacado William Tamayo, por supuesto. Obviamente fuimos derrotados, pero poder ver cómo ese monstruo de jugador deslumbraba con sus amagues, sus pases y su extraordinaria manera de jugar, me quedó grabado en lo más profundo de mis gratos recuerdos. Y en esa conspiración favorable del destino, en 1975 con otro equipo también juvenil llamado Philac -el de Jairo Jiménez ¨Pancho”, representando un barrio del centro, jugamos contra el barrio El Bosque que prácticamente era una selección de los mejores jugadores de fútbol de Manizales, con William Tamayo, su más poderosa figura. 

En esa oportunidad fue la cancha del batallón Ayacucho el escenario del despliegue de un fútbol exquisito por parte del mejor jugador que haya pisado los campos de fútbol en Manizales. Pero siempre pueden pasar cosas mejores, consigna de vida que pude constatar cuando en 1975 al estar en el proceso de conformación de la nómina de jugadores que integraría el equipo de fútbol del barrio Colombia para el torneo interbarrios de mayores, surgió la posibilidad que William Tamayo jugara con nuestro equipo. En efecto, conformamos un equipo con jóvenes -en ese momento en la selección Caldas- y con reconocidas figuras ya consolidadas en el fútbol manizaleño. El barrio Colombia tuvo en ese torneo a Pastor Zuluaga, Fabio Montoya, Carlos Quintín Quintero, Eugenio Muñoz. Javier Montoya, Jairo Cuervo, Javier Soto, William Soto, William Tamayo, Fernando Valenzuela, Rubén Zapata, Gonzalo ¨Periko¨ Salazar, Ramiro Rojas, Diego Zapata. Sin duda ninguna, fue el mejor equipo de fútbol que integré en mi vida y tampoco me queda duda de la razón: la presencia en ese equipo del Artista del fútbol William Tamayo, en todo su esplendor.

Las ocupaciones laborales impiden que haya una dedicación exclusiva al fútbol y al tiempo aparezcan distractores para que las estrellas brillen como pudieran. Así pasó con William Tamayo, quien pasó las décadas de los 80 y 90 combinando su trabajo para Telecom con el fútbol, ya más como diversión y pasión artística, como sólo él lo sabía hacer. En esas circunstancias lo encontré un viernes por la noche en Los Faroles -de Don Hugo Arias- en la carrera 24, disfrutando de otra de sus nobles inclinaciones: el tango. Recuerdo que cantaba apasionadamente “era más blanda que el agua, que el agua blanda, era más fresca que el río, naranjo en flor”, y seguía entonando con entusiasmo contagioso, al mejor estilo de su fútbol incomparable. Esa vez fuimos a dar al Barrio Colombia y en mi humilde casita de la calle 47 #28-38 A, William cantaba con inusual pasión “Rara, como encendida, te hallé bebiendo, linda y fatal; bebías y en el fragor del champán, loca reías por no llorar. Pena me dio encontrarte, pues al mirarte, yo vi brillar, tus ojos, con un eléctrico ardor, tus bellos ojos, que tanto adoré. Esta noche, amiga mía, el alcohol nos ha embriagado. Qué importa que se rían y nos llamen los mareados”.

No sé si era más placentero verlo jugar fútbol o escucharlo deletrear tangos, pero en esa oportunidad Tamayo nos demostró su maestría al Tullido Valencia -su gran amigo de la época- y a mí. Por los años noventa el fútbol de mayor calidad y exigencia empezó a darse los días sábados con los torneos industriales, desplazando a los campeonatos de los dominicales.

Uno de los equipos de grata recordación fue Industrias Chavarriaga cuya nómina en una versión fue conformada por exintegrantes del fútbol profesional y exjugadores de la selección Caldas, y entre todas esas destacadas figuras sobresalía el artista, el mejor, William Tamayo. Poder estar a su lado en la recepción o entrega de un pase, un toque o una combinación o una pared o poder hacer un gol prácticamente fabricado por él, era de un placer indescriptible.

Algo similar a lo reseñado previamente sucedió con un equipo llamado Viejas Glorias que participaba en los torneos recreativos los sábados en La Enea, con la gran diferencia que se trataba ya de un fútbol recreativo, como quiera que todos los jugadores ya éramos mayores de 40 años y sólo nos convocaba y animaba el deseo de compartir y nuestras condiciones futbolísticas eran sólo recuerdo. No obstante, William Tamayo deslumbraba por su maestría y arte. Se ha ido el Maestro, nos ha dejado el Mejor, se nos adelantó el Artista. Gracias Wiiliam Tamayo por dar tanto para regocijo de quienes tuvimos la oportunidad de verte.

Bogotá, 17 de diciembre de 2021

Nota del editor.   Quien escribe esta Oda por el futbol es el señor Fernando Valenzuela, lo deben recordar por su revista Veteranos quien fue su fundador y director.


Fotografia del archivo de "Chencha"

Es una excelente fotografia del recuerdo

La anterior fotografia es tomada de la Revista Clasico que dirige don Humberto Hurtado Cardona







 J G FRUTAS

MARLY

















































Cochuelo, Palacio y pulseria







                                            EN VIDA  FERNANDO  








GRAFICAS TIZAN



ALTA SUIZA































                                                       MANISOL



























                                                                         
                                                                           
                                                             

                                                                                                    

contador de visitas